martes, 19 de agosto de 2014

Si Debo Expresar Algo

Si debo expresar algo, siempre fue mejor con una guitarra, te lo dije todo, porque se conecta, me lee, sabe que decir, me gusta tocar guitarra, las letras, el sentimiento, las sensaciones, el frío, el calor, el tiempo, hay tantas cosas que pasan cuando toco guitarra.
Me gusta mi voz, me gusta cantar, llorar, sonreír mientras canto, cantar de tarde, cantar de noche me hace descansar, sentir, cambiar de ánimo, sentirme más lento, sentir todo lento, sentir que termina, que acaba el día, sentir que mañana comenzará otro más y se tocarán mas melodías, pero me gustan las mismas, porque ya son mías.
Cantar es maravilloso, a veces da pena, a veces alegría, es lo justo, es lo necesario, es tonto, inteligente, verdadero, sin mentiras, los sentimientos cambian a través de la canción.
Con la pena me alegro, con la alegría me apeno, a veces no pasa nada, a veces no quiero verla  nunca más, a veces me acuerdo de ella.
Pero mis canciones son mías, me leen, saben lo que siento.
Es reconfortante sentir que lo que cantas es lo que sientes, me pasa todo el tiempo, al igual que escribir, como ahora, escupes algo y le das forma, una canción igual, sólo que la música te hace más cercano, más hermoso, te completa, bailas sin pies.
Descansas, es lo necesario, es lo que quiero, no quiero más guerras, más peleas con nadie, cantemos, canta conmigo, siente lo que siento yo, eso mismo lo puedes sentir tu, acompáñame, siente mi pena, y mi alegría, sólo escucha, cierra los ojos, como lo hago yo, llora si quieres, sonríe si quieres, canta conmigo, mírame, si hace frío, olvídalo, porque cantar es calor, y si hace calor, cantar es frío.
Pero siente como yo, es lo contrario, frío al frío, calor al calor, quémate o congélate, porque la música duele, porque es verdad, nunca es mentira, suenas hermoso guitarra mía, no te detengas, cuerdas sobran, pero las tuyas son las que quiero conmigo, en mis manos, en mis brazos, eres la mejor en todo momento, no puedes decir nada, pero conmigo no callas, y me encanta.
En mis manos nunca callas, y no quiero que calles, me lees las manos, me lees la mente. Síguelo haciendo, no quiero saber que no puedes, te encanta hacerlo, eres linda, sacas palabras de donde no se puede, no sé cómo lo haces, ¿será magia? Ojalá sea así, porque para mí eres mágica, compañera, cumples mis deseos, y no dejes de sonar, cuéntamelo todo, aunque yo no quiera, yo te deseo escuchar, tengo tiempo y te lo quiero dar, y no te detengas, necesito que sigas.
No calles, que cuando callas yo también me callo, y se apaga todo, no veo sin tus palabras, guíame, enciéndete, suena, sueña. Hazme soñar, y haz soñar a otros como lo haces conmigo, debes seguir, si te apagas dejo de escribir, si te rompes no te podré cambiar, eres muy bella, y me llenas, no enciendas la luz, porque ya lo veo todo, es extraño, soy extraño, pero te entiendo. No sabes cuánto te entiendo, por mí, yo sería tu guitarra, pon tus manos sobre mí, mis cuerdas, y hazme cantar, y no te detengas, porque yo no quiero, pero te necesito, dependo de ti.
Descanso de nuevo. Apareces. Me hablas. Te hablo. Y volvemos a unirnos. Mejor no soñemos, quedémonos así.
Tú me cantas el mundo, me dices la verdad. Me duele que seas sincera, pero lo eres, y me ayuda, me cuidas. Quédate.
Acompáñame, que quiero acompañarte, Te sigo si tu quieres, si o, patéame lejos, corta mis uñas y mis dedos, laceras mi lengua, que sin ti ya no quiero hablar, no quiero sentir, porque yo te quería a ti, y solamente a ti, y a nadie más, solo tú me llenas, y si te vas, me llenas, me vacías, dejas espacios en mi, en donde ponías tus cuerdas y vibrabas dentro de mí.
Me sonrojas.
Me das pena.

Me das todo.