jueves, 15 de agosto de 2013

Mujer...

Si pudiera escribir a una mujer, a la mujer perfecta para mi, ¿sería capaz de escribirla en realidad?, fue la pregunta que me surgió al terminar de ver "Ruby, la chica de mis sueños", y lo único que puedo decir en este momento es que es complejo. Imagina las posibilidades que tienes al escribir, nuestra mente tiene las capacidades de generar mundos nuevos, personas nuevas, amores y desamores nuevos; somos capaces de esculpir "nuestra" realidad. Puedo tener a una mujer tierna, o a una mujer ruda, una mujer deportista, una mujer intelectual, una mujer que sepa cocinar, que sepa dar masajes, que me hable en otros idiomas, que cante, que tenga ojos verdes, que prepare el mejor café de grano, que le guste ir a Inglaterra por las mañanas y almorzar en Italia, luego ver un atardecer en La Tour Eiffel en Francia, para luego dormir bajo las estrellas a los pies de algún paraje de Holanda. Puede ser una mujer mayor, o bien, puede ser menor, o incluso haber nacido el mismo día, a la misma hora, el mismo año y en el mismo lugar, Puede ser morena, puede ser de piel blanquecina como la nieve, puede pasar frío por las mañanas, puede ser aquella que nunca le duela la cabeza, puede ser la que nunca se aburra de ti... Pero si lo escribiera, no estaría escribiéndola. Perder el resto de los detalles, para bien o para mal , que se enoje, que menstrúe y sólo quiera dormir en sus días, o que a veces no quiera verte, o que lanzase platos por tu cabeza, que no le guste tu música, que te robe la parte mas rica de tu comida; que te haga sentir frío cuando quiera caminar por la costanera un día de otoño, o que te destape mientras duermen juntos... si perdiera esos detalles, sería un maldito egoísta. Es que simplemente no podría vivir con una mujer sin detalles... Porque si amo a una mujer, cuando amo su amor, también amo su odio, amo su indiferencia, su color de pelo, sus pestañas, su caminar, su olor cuando despierta, y su olor antes de dormir... Porque si pudiera escribir a una mujer perfecta, me basaría en una mujer real.

domingo, 14 de abril de 2013

no title



- ...Y así fue como llegué a tocar el cielo.


- Oye, eso es imposible.

- Ahh, en ese momento yo no conocía la palabra imposible...


- ...Y...¿Cuándo conociste la palabra imposible?

- La conocí cuando intenté olvidarme de ti, ahí me dí cuenta que simplemente no se podía.

lunes, 1 de abril de 2013

An English Girl...

Eres la que habla distinto, la con gustos distintos, de hecho, intentar pronunciar tu seudónimo ya la da carácter a la situación... Mujer de corte europeo, Georgiana, haces que mi mente se desprenda del cuerpo y se intente conectar, sin serlo necesario. No quiero encasillarte mujer del misterio, pero si tuviera que definir nuestro lazo... si tuviera que poner nombre al vínculo que establecemos... tu serías mi compañera, y espero, en ese caso, yo también serlo, ya que nada valdría la pena al momento de decir que nos comprendemos. Agradezco que pienses en mi como un confesor, quizás no soy un confesor de élite, pero si eres cómoda al momento de darme tus ideas, siéntete libre de hacerlo. Ahora, me seduce tu discurso desde las sombras pero no hay nada como la realidad, me encantaría conversar tranquilamente contigo y que los correos y mensajes no fueran los intermediarios de nuestros pensamientos, no quiero llevarme sorpresas tampoco, no quiero pensar que en verdad ambos nos equivocamos... no quiero pensar que lo que me dices ni se acerca a la realidad... no quiero pensar que no quieres que nos conozcamos... quizás algún día o alguna noche podamos compartir una taza de té y que podamos sentir el mismo sabor... el mismo aroma... los mismos colores... A pesar de todo, Georgiana, no quiero hacerme expectativas, quizás no eres la mujer a quien busco... espero no equivocarme... Dulces sueños...

martes, 26 de febrero de 2013

A veces uno se inspira de la nada...



En Ask.fm

¿como defines al Amor? ¿que es Amar?

creo que no puedo definir el amor, no sería el mas indicado... pero si alguna vez has soñado un sueño tan genial que te hubiera gustado que no terminara, despiertas e intentas cerrar los ojos para poder seguir y vivir lo que seguía... creo que ni eso alcanza a simular la sensación...

Un deseo?

ser feliz es muy cliché, quizás pediría encontrar al amor verdadero... creo que es el momento de mi vida para conocerlo...

¿Como sabrás que es el amor verdadero?

al despertar, no necesitaré intentar cerrar los ojos para seguir soñando....

domingo, 3 de febrero de 2013

La pizza más sabrosa del mundo

Estaba completamente seguro de que era eso lo que no me dejaba dormir... no era ella en si... sino que el amor que sentía por ella. Al despertar cogí  el teléfono y la llamé. Era domingo, 11:30 mas o menos, quizás la despertaba... La verdad no, sabía que le gustaba hacer yoga y se levantaba a las 9:00 siempre, llueva o truene. También sabía que le gustaba esperar el 3º "ring" del teléfono para asegurar que podía contestar sin apuro. No contestó. La llamé a su teléfono móvil.
- ¿Mi amor? Voy camino a tu departamento, ¿ahí hablamos ya? Chaito muack!- No alcancé a decir una sola palabra, pero ya estaba acostumbrado.
Aproximadamente ella se demoraba 40 minutos en llegar a mi departamento, a no ser de que la avenida estuviera congestionada, lo que me daba tiempo para hacer mi cama, ordenar un poco y bañarme por supuesto.
La había invitado a almorzar porque se lo había prometido, si me ascendían tenía que prepararle con mis propias manos una pizza. No sé preparar pizzas, así que el viernes estuve 2 horas buscando recetas y viendo vídeos en YouTube donde aprendí a hacer la masa, pero me quedé dormido después de eso.
Al llegar me pidió el baño, en verdad no lo pidió, sólo entró y lanzó su chaleco al sillón, errándole mientras que entraba al baño.
Me preocupé, estaba pálida. De inmediato pensé que se había intoxicado con algo que comió. Desde el living escuchaba como se quejaba. Descolgué las llaves del vehículo y le dije "Vamos al hospital, te llevo".
Por suerte, no había congestión vehicular. En urgencias tuvo que entrar sola porque yo no era un familiar directo de ella, aún. Esperé a lo menos 2 horas en recibir una noticia del doctor a cargo de ella, estaba muy preocupado, ella era una mujer menuda, tez blanca y cabello castaño oscuro, ojos pardos, quizás muy parecida a la media de las mujeres, pero para mí ella era distinta.
El doctor me dijo que no tenía nada de malo, era normal en su condición...¿Condición? no entendí, pero puse cara de entender. Me dejaron pasar, era un Box que, por suerte para nosotros estaba vacío.
- Cariño, ¿como estás? me preocupaste...- Le dije, mientras que observaba sus labios ya coloridos.
- Tranquilo amor, estoy genial... ...te tengo una pequeña noticia de tres meses - Sonriendo y con unas lágrimas de felicidad inmensa, mientras que ponía su mano en su vientre.
Al abrazarla sin querer, solté el suero que tenía conectado, pero una enfermera pasaba por allí y la reconectó. Me dijo que esperara un rato afuera, que en media hora más la paciente estaba de alta.
30 minutos era el tiempo preciso para ir a comprar algo, flores, chocolates, etc. Me sentía en los cielos.
Llegamos a la casa y la llevé a la cama, que estaba a mal hacer. Mientras se acomodaba, calenté en el microondas lo que había allí.
Me arrodillé junto a ella y besé su pancita de tres hermosos meses.
Mientras servía dos tazas de té, me preguntó: - ¿Que preparas?.
Sólo le respondí: -¿Te acuerdas por qué venías?
-Ding!- sonaba el microondas, estaba lista.
En una bandeja dos tazas y dos trozos de pseudo-pizza, si es que se le podía llamar así.
-¿Te gustó?- Le pregunté un poco nervioso, no la había probado.
- Es la pizza mas sabrosa del mundo mi amor...- Dijo, mientras la dejaba en el velador.
En eso, nos dimos el mejor beso de la vida, el beso mas cálido, relajante que nos habíamos dado, y como dato extraño del momento tenía sabor a queso y jamón.